La silla.

 

A mi amigo le he arreglado una silla

que tenía por ahí en su desván

una silla rescatada de un viejo bar de los de antes

de los de abuelos jugando a cartas

y a dominó

con el sol y sombra al lado

y el televisor encendido para nadie

mi amigo gusta de sentarse en su silla  rescatada

tablas de palés desiguales

con sus gorduras dispares y sus anchos imprevistos

marcadas por puntas despiadadas

y toscos cepillados

y lijadas cuan San José en su improvisado

taller

en un laburo básico y esencial

a mi amigo los costeros no le asustan

ni le intimidan los nudos negros que clarifican

la percepción dice

llevándonos a la esencia

a mi amigo la lectura le fascina

el paseo le embriaga

la soledad bien acompañada le ilumina

y le gusta más la gente que la geografía

un vermú y unas olivas asegura dignifican la plática

sobre esta o aquella materia

llegando al término

con unas más o menos desnortadas conclusiones

sin menoscabo de un raciocinio coherente y cabal

a mi amigo le he arreglado una silla

cuya dureza y severidad estimulan su trabajo mental y su intelecto corporal

dice

 

respaldo Kurukan silla rescatada

 

silla rescatada Kurukan

 

 

2019-03-09T23:48:38+00:00febrero 10th, 2019|Categories: la carpintería|Sin comentarios

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar