Fundamentos de la Educación Creadora2016-11-19T13:23:04+00:00

Fundamentos de la Educación Creadora

 

Toda la información expuesta en este apartado sobre la Educación Creadora, proviene de Diraya. Diraya son Miguel Castro y Vega Martín, nuestros maestros.

Todo lo que sigue a continuación son extractos de su página web, Diraya Expresión.

 

Arno Stern

Arno Stern nace en 1924, en Kassel, en la Alemania arruinada por la gran inflación, en el seno de una familia burguesa de confesión israelita, culta y empobrecida, que trabaja por sobrevivir.

En 1933 Hitler se hace con el poder. Arno no ha cumplido los nueve años. Su padre intuye la amenaza del nazismo y decide escapar de inmediato con su mujer y su hijo y abandonarlo todo sin esperar a ser humillados o asesinados tal vez.

Así, emprenden una huida que se prolongará durante más de nueve años y que sólo terminará después de una dilatada estancia en un campo de trabajos forzosos en Suiza. En la más absoluta indigencia procuran mantenerse sin mendigar e intentan rehacer su vida de ciudad en ciudad, pues los lugares que parecen seguros, se tornan peligrosos ante las denuncias o el avance imparable del ejército alemán una vez que estalla la guerra. A pesar de todo ello Arno jamás experimenta el sentimiento de estar privado de nada, siente que su infancia es feliz con unos padres afables que le transmiten tranquilidad y con los que comparte todo.

En la Alemania nazi, entre sus compañeros, Arno era el “sucio judío”. En la Francia, que pronto será colaboracionista, será el “sucio alemán”. Sus estudios, después de los primeros años de escuela, quedan interrumpidos. Ser diferente, haber sido despojado de todo, ser considerado un indeseable es la peripecia vital en la que Arno va a modular su carácter.

Y así preparado por la vida de manera tan singular, pronto iniciará el trabajo que le ocupará para siempre, con un grupo de niñas y niños judíos, huérfanos de guerra, a los que va a poner a pintar.

Carece de ideas previas acerca de lo que va a hacer y no tiene conocimiento alguno de lo que por esa época se piensa, se practica o se ha publicado sobre los dibujos de los niños. Dotado de una actitud y de una mirada inocente pone sus cinco sentidos, en las necesidades materiales que van apareciendo para satisfacerlas de la mejor manera posible, en las demandas que le hace cada niño para atenderlas inmediatamente.

No pretende enseñar nada y ningún propósito adulterado le guía.

Puesto al servicio de los niños, tan solo se ocupa en crear las mejores condiciones posibles para que esos huérfanos pinten, y así lejos de ideología alguna y al margen de cualquier teoría, sin imaginar la trascendencia de lo que está haciendo, Arno comienza a poner el punto final a la historia de la educación artística y establece las condiciones para el juego de pintar.

 

Formulación

Casi desde el principio, en el tiempo en que permanece en el orfanato, Arno tiene la impresión de que los niños repiten las mismas cosas en los cientos de cuadros que hacen. Observa que todos representan casas, vehículos, personajes, árboles, flores, animales, el sol… Hace el inventario de los Objetos-imágenes y se pregunta si lo que le parece percibir tiene que ver con que todos los niños pertenecen a una misma cultura.

En seguida le surge otra pregunta: ¿representarán las mismas cosas los niños que pertenecen a otras culturas y cuya vida –clima, alimentación, arquitectura, forma de vestirse, fauna- es radicalmente distinta? En aquella época nadie puede darle la respuesta, de manera que si la quiere tendrá que buscarla personalmente.

A partir del año 1967 inicia sus viajes de estudio en aquellos lugares que ha imaginado completamente diferentes: a cuatro mil metros de altura, en el altiplano Andino, en la selva virgen o entre los nómadas del desierto. Y como pretende respuestas fiables determina los requisitos imprescindibles: poblaciones aisladas, sin estructura escolar, y desconocedores del dibujo o la pintura.

Finalmente encuentra estos lugares en, Mauritania, Perú, Nuevo Méjico, Guatemala, Afganistán, Etiopía, Níger, Nueva Guinea y en una reserva india en Canadá. Recoge miles de documentos y encuentra no sólo la respuesta que buscaba si no otra mucho más notable: las representaciones de personajes, animales y de otros objetos que hacen los pobladores de todos aquellos lugares, tienen configuraciones tipo, es decir análogas a las de los niños de nuestra sociedad, tal y como las había descubierto y clasificado. Arno Stern ha encontrado un código universal que llamará “Formulación”.

Se manifiesta muy pronto, desde el momento en el que el niño pequeño es capaz de producir trazos sobre una superficie y evoluciona lenta y progresivamente después, de una forma programada, a lo largo de toda la vida.

Las “Figuras Primarias” aparecen en primer lugar. En ellas no hay intención de representación.

Después aparecen los “Objetos-Imágenes” con los que se desarrolla el juego de la representación.

Mucho más tarde, en la edad adulta, aparecen las “Figuras Esenciales” en las que ya no existe representación.

La Formulación, el conjunto de trazos, objetos-imágenes, mecanismos y leyes que determinan su configuración y evolución, es un sistema autónomo, estructurado y universal.

La Semiología de la Expresión estudia y explica esta compleja manifestación.

 

Condiciones del juego de pintar

Al crear “Le Closlieu” Arno Stern materializa la Educación Creadora. Establece unas condiciones, coherentes con la naturaleza humana, que hacen posible la satisfacción de las necesidades esenciales de cada persona en su proceso de crecimiento y desarrollo, durante toda la vida.

En su afortunada creación, Arno Strern logra un inusual equilibrio entre lo colectivo y lo personal. El paso de un espacio a otro es inmediato y permanente, y hace factible vivir equilibradamente la propia libertad entre la libertad de los demás.

Las personas de diferentes edades que se reunen para trabajar conforman un grupo heterogéneo. En un grupo de estas características lo que se pone de relieve es la diversidad y la diferencia. Cada persona siente la posibilidad de ser uno mismo sin compararse con nadie, pudiendo desarrollar todo lo que tiene de original y personal.

El trabajo se desarrolla al margen del juicio. Cuando lo importante no son los resultados, sino el proceso, cuando se eliminan los conceptos bien y mal, se pierde el miedo a improvisar y jugar. Los limites se rompen y se evoluciona mucho más de lo que imaginamos ser capaces.

El papel que desempeña el “educador” es un papel de asistencia: crea las condiciones adecuadas en las que cada persona puede dirigir y ser artífice de sus procesos, atiende a demandas concretas, sin adelantarse a las necesidades de cada uno, posibilitando así la investigación y el descubrimiento.

 

 

 

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar